Con qué frecuencia debemos hacernos una higiene facial profesional

 La piel de nuestro rostro está permanentemente expuesta al polvo y, en definitiva, a la contaminación de la calle que ensucia y obstruye los poros del rostro. Aunque no nos maquillemos es necesario limpiar la piel a diario para eliminar restos de cremas o serum,

¿En qué consiste una Higiene Facial profesional?

A pesar de que seamos metódicos en la limpieza diaria en casa, siempre  quedan restos que exigen un tratamiento más profundo. La higiene profesional completará  nuestros pequeños rituales de limpieza cotidianos. No se trata de un tratamiento rejuvenecedor o iluminante (por poner ejemplos); su objetivo es limpiar en profundidad células muertas, poros obstruidos y comedones  así como  mejorar la circulación del rostro y tonificar sus músculos mediante masajes específicos.

Beneficios

Una vez terminada la higiene facial, la piel está preparada para aprovechar al máximo las propiedades de los cosméticos que usamos a diario o realizar cualquier tratamiento específico en cabina y aprovechar así al máximo sus efectos.

 

Pasos

La higiene facial puede durar entre 50 y 90 minutos

El tratamiento depurativo básico consta de 3 partes distintas:

  • Exfoliación y extracción. Se aplican distintos productos que limpian y exfolian la capa cornea de la cara. A continuación se abren los poros mediante productos específicos para drenar las impurezas. Cada tipo de piel (seca, grasa o mixta) necesitará un tipo de producto distinto. Realizaremos la extracción manual de puntos negros y comedones.
  • Masaje facial y aplicación de activos. En este punto es importante cerrar los poros y descongestionar la piel después del drenaje.Se aplican productos en gel o aceites y se da un masaje tonificante que nos producirá sin embargo sensación de relax.
  • Nutrición. La piel ya está lista para aprovechar al máximo los nutrientes y activos de la mascarilla que aplicaremos a continuación.

 

 ¿Cada cuánto tiempo debemos hacernos una higiene facial?

No hay una respuesta única. El mínimo es una vez al año, el máximo depende de cada tipo de piel.

Una piel normal debe hacerse una limpieza de cutis cada dos o tres meses.

Las pieles maduras o con tendencia a ensuciarse pueden necesitar más ayuda, con lo que deberían hacerse una Higiene cada seis semanas. Hay pieles más problemáticas que pueden necesitar una limpieza incluso más a menudo.

A parte (y siempre después de la higiene facial básica)  existen tratamientos para solucionar problemas concretos: cuperosis, manchas en la piel, bolsas y ojeras.

Recuerda que todos estos tratamientos debe realizarlos una profesional de la estética. Una mala praxis puede provocarte irritaciones o heridas en la piel.

En Armonie utilizamos productos de la firma Karicia cuyos fitoactivos son respetuosos con tu piel y nos aportan grandes resultados.

 
Desenvolvido por Agência de planejamento estratégico digital