Tu Piel, No bajes la guardia durante el verano!

Armonie Wellness SPA AlicanteGeneralmente durante el verano, muchos de nosotros  relajamos nuestros protocolos de cuidado diario de nuestra piel. El buen tiempo, las vacaciones o el tiempo libre provocan una relajación en las costumbres que hacen que dejemos de lado ciertas rutinas. Te recomendamos que no bajes la guardia durante estos meses para que no tener que lamentar después manchas, flacidez u otros problemas derivados de saltarnos los cuidados durante las vacaciones

Durante la época estival aumentan los riesgos para la piel. El hecho de que el calor deshidrate más rápido la epidermis y de que la sudoración aumente la humedad, volviéndola más proclive a infecciones, hace que esta temporada del año los cuidados de nuestra piel deban de ser mayores.

A continuación te indicamos algunos consejos básicos que consideramos importantes a tener en cuenta

Limpia tu piel. La limpieza diaria debe realizarse con productos suaves que no alteren el manto ácido de la piel, que no irriten ni sean muy perfumados, pero ayuden a eliminar la grasa y suciedad acumuladas. Además se deben utilizar materiales que no raspen ni froten fuertemente nuestra piel. Es importante no compartir toallas con otras personas para evitar la aparición de micosis superficiales.

Hidrátala. Las cremas y aceites hidratantes permiten recuperar la humedad perdida y son particularmente útiles si el calor reseca la piel. Lo importante es que contenga propiedades hidratantes y emolientes, lo que permite recuperar el agua.

Cuida tu alimentación. Sí, también en verano. Prioriza el consumo de frutas y verduras, alimentos ricos en vitaminas antioxidantes como la A, C y E. Esta última es una de las más importantes para el cuidado de la piel, ya que previene la degeneración celular, ayuda en el proceso regenerativo en caso de cicatrices y acné y contribuye al aumento del flujo sanguíneo de la piel. Está presente en aceites, frutos secos, en pescados y en vegetales como el brócoli, la espinaca, los espárragos, el tomate o la zanahoria. Y, por supuesto, también es recomendable beber mucha agua.

Aprovecha para dormir más. Las células se producen y recuperan su fuerza cuando se duerme, ayudando a mantener una piel en buen estado. Dormir rejuvenece.

Protección solar. Se recomienda cada vez un mayor factor de protección solar para defender nuestra piel de los rayos ultravioleta. Este debe ser elegido de acuerdo con el tipo de piel. En general, se recomienda usar como mínimo uno con 15 de FPS. Además, deben aplicarse 30 a 45 minutos antes de iniciarse la exposición al sol, ya que son eliminados por el sudor y el agua.

Conviene reducir al mínimo la exposición al sol en las horas centrales del día.

¿Y el cloro? Después de haberse expuesto al sol o al agua clorada de una piscina es necesario darse una ducha para hidratar la piel. Se puede usar un jabón de PH normal o levemente ácido, que contribuyen a no contraer ninguna infección dermatológica.

Pero ante todo, disfruta el verano!!

 
Desenvolvido por Agência de planejamento estratégico digital